literatura, poesía, despertar

“Uno se acostumbra al dolor 
igual que a la vejez, 
a la vida, a una enfermedad, 
a un sanatorio o a una cárcel
Jorge Luis Borges

6715_2

Temblaba… ¡Su cuerpo se perdía entre las sábanas! Solo destacaban sus ojos de búho despellejado.

Era una damisela lastimada por la brisa, carecía del cálido impulso de la voluntad, resaltaban en su rostro los bombillos apagados de su mirada, la resequedad en las comisuras de los labios y las manos prematuramente arrugadas y deshidratadas. Hacía años que no la veía, decidió contactarla motivada por la conversación que sostuvo como una compañera común de los distantes tiempos universitarios <<- ¡Ni te imaginas como está Soledad! No quiero lucir insensible pero es un guiñapo. Cuando la vi, me impresioné tanto que ella se dio cuenta – No te asustes, lo que pasa es que las enfermedades me han consumido ¡Ah! por cierto, ese es su…

View original post 1,269 more words

Advertisements